¡Y nos lo queríamos perder!

¡Vaya diíta! Después de intentar bajar las torrijas durante los entrenamientos de la semana sin mucho éxito, ya que las condiciones meteorológicas no habían sido las propicias, se nos plateaba uno de los partidos más importantes de la temporada, aunque sobre el papel y en un principio se trataba de un mero trámite. Y… ¿por qué esa importancia y trascendencia? Porque ganando terminaríamos primeros de grupo, yendo a semifinales contra Hortaleza, equipo más asequible que Alcobendas con los que tenemos la ilusión de enfrentarnos (y ganarlos) en la final de la Copa de Madrid.

Último partido de la segunda fase. San Isidro, un equipo inferior al nuestro en resultados al que siempre hemos ganado aunque en honor a la verdad, no sin dificultades, pese a que con la clasificación en la mano y tirando de matemáticas no tenga esto mucho sentido. Pero es que el rugby no es una ciencia exacta y no se puede dar nunca un partido por ganado sin haberlo jugado.

s14ASI00000019

El día, feote feote; lluvia, aire, un día desapacible de una primavera disfrazada de invierno. El adversario; pues ya nos conocemos, un par de chicos grandes, perdón muy grandes, y otro par de ellos rápidos y peligrosos. El resultado, un equipo que te puede hacer el lío en cualquier momento.

Pero no todas las adversidades iban a ser esas, no, para colmo, la Madrileña (mejor dicho, la selección de Madrid, que así dicho parece una marca de callos) había convocado a siete de nuestros chicos para jugar un partido contra el equipo del Indus Sub16 (recordemos, Campeones de España Sub14 el año pasado). Si hacíamos caso a la convocatoria, nos quedábamos con un equipo sin sus piezas fundamentales, si no lo hacíamos, nuestros convocados se perderían el partido con la ilusión que implica el vestir la camiseta de una selección.

s14ASI00000020

Nuestros jugadores tienen las ideas claras y no iban a dejar sus colores en un partido de esta importancia y optaron por el CRC con la esperanza de cerrar marcador lo antes posible y salir pitando a Orcasitas para lucir la camiseta roja de la Madrileña. Este coctel de circunstancias fue garantía de unos nervios en jugadores, grada y banquillo.

Y el partido empezó, y empezó con eso, muchos nervios, muchas imprecisiones, jugadas sin continuidad, balones escurridizos por la lluvia… y un San Isi volcado a ganar a los presumiblemente primeros de grupo. Y no estaban lejos, ya que en la primera mitad del primer tiempo, con un 0-0 en el marcador los de San Isidro se acercaron a la línea de marca dejando ésta a escasos metros (en uno de los casos, centímetros). Y nosotros no resolvíamos y nuestros ataques no dejaban de ser tímidos.

Sabíamos que necesitábamos una jugada-despetador pero esa jugada parecía no llegar. Por fin, cuando llevábamos un buen rato de sufrimiento, el dúo Arce-Ilan funcionó e Ilan coloco el primer ensayo que Gallego se encargó de transformar. 7-0, a ver si arrancamos.

s14ASI00000021

Pero seguimos sin desplegar el juego que estamos acostumbrados a ver y disfrutar, seguían las imprecisiones y decisiones equivocadas. Todo eso creó un caldo de cultivo idóneo para los nervios  dentro y fuera del campo. Gabi, en una jugada de “porque yo lo valgo” nos hace respirar metiendo un ensayo bajo palos que él mismo transformaría. 14-0, pero la segunda parte dejaba poco margen para los esperados treinta puntos, aunque en el umbral del final, Arce coloca otro ensayo en el marcador que termina de rematar Gallego. Nos vamos al descanso con un 21-0 alentador pero no suficiente. Los de la Madrileña se quedan.

Empieza la segunda parte con un baile de cambios; si cerramos marcador, los seleccionados para representar a la Comunidad de Madrid saldrán sin dilación a Orcasitas; hay que darles un respiro. Ilan consigue otro ensayo, Gabi transforma y nos ponemos a dos puntos de cerrar marcador. Pero la tensión va a más. No somos conscientes que vamos 28-0 en la segunda parte, que tenemos un pie en la primera posición del grupo y que muy difícilmente se nos podía escapar. No, no somos conscientes y la sensación general es que se nos va a escapar como se les escapaba a los chicos esa trucha resbaladiza llamada balón oval.

s14ASI00000023

La tensión hizo su parte, el San Isi mete un merecido ensayo poniéndonos 28-5. Ahora sí, todo está perdido, por lo menos eso nos parecía. Y por fin… Gallego nuestro capitán mete un ensayo que transforma: 35-5. Marcador cerrado. Los nervios tienen su escapatoria en una explosión de júbilo. Los de la Madrileña salen zumbando y finalizamos un partido que nos tuvo en vilo, quizá sin demasiada necesidad. Parece ser que los vítores de celebración al cerrar marcador no gustaron mucho al equipo rival; no está bien, hay que reconocerlo, pero hay que entender también la tensión que había en ese partido (y la edad de los muchachos). Tomamos nota para otras ocasiones.

Tercer tipo por parte de Olimpia y Eduardo (padres de Iniesta) pasado por agua, covijados bajo un tejadillo pero disfrutando con el rival y sin embargo amigo de este día de rugby.

The Man of the Match; Nico, que con sus escasos meses de aprendizaje es capaz de lanzar como hizo en un par de ocasiones, sus noventaintantos kilos a toda velocidad, dejando atrás un rastro de rivales.

Por lo demás, próximo objetivo; Hortaleza. Nos vemos en las semifinales y donde os plazca.

Jugaron: Rocko, Gallego, Molas, Carlo, Perfect, Cosh, Victor, Miguel Angel, Nico, Iniesta, Iván, Gabi, Manteca, Pablo, Ilan, Deivo, Arce, Mauro, Pepe Sierra y Chacón.

No tiene derechos para añadir comentarios


Ubicación

Polideportivo " Valle de las Cañas"
Av. Juan Antonio Samaranch, 8
28223 Pozuelo de Alarcón
(Madrid)
Teléfono: 696167805

Donde estamos

Scroll to top