2018ene27 3E vs Indus 1

QUÉ DIVERTIDO

Pues sí, qué buen partido hemos jugado hoy. Nos lo hemos pasado como enanos. Precisamente esta es la filosofía del tercer equipo, jugar para divertirse.

¿El resultado? 36-33 contra el C de Industriales, una mezcla de chavales jóvenes y viejos rockeros parecida a la nuestra.

Pero el resultado no es lo importante, sino las sensaciones. Y la sensación de jugar más o menos bien contra un contrario serio es de lo más gratificante.

Los de Indus tenían a unos cuantos tíos muy rápidos que nos la liaban parda en cuanto tenían sitio para correr, y delante eran rocosos, muy al estilo de la casa azul y negra.

Nosotros poníamos delante a un equipo mayorcito pero duro de narices. Los contactos eran fuertes, pero siempre con corrección. Ninguna tarjeta amarilla en el partido para ambos equipos. Los amantes de los topetazos (Diego, Seta, Ramón, Conrado) encontraron lo que buscaban, y los placadores irredentos (Kique el que más) se forraron a meter el hombro.

Hoy, como novedad, éramos 19 al pitido inicial. Ya ni nos acordábamos de la sensación de plenitud espiritual cuando tienes banquillo decente deseando salir al campo. Así da gusto. Ser 23 y llenar el acta ya debe de ser orgásmico, pero por aquí nadie sabe nada de eso más que de oídas.

La cosa empezó bien, con dos ensayos tempraneros de Moni y Conrado desplegando su jugada preferida desde un ruck a 5 metros: amago de pase fuera como si fueran a engañar a alguien, hacerse bola con el balón y entrar a trompicones haciendo la croqueta.

Pero claro, los de enfrente no eran partidarios y en los siguientes 7 minutos nos meten dos ensayos desbordando por fuera. Qué manera de correr, daba gloria verlos.

Minuto 17, el público entretenidísimo porque ya ha visto 4 ensayos y volvemos a estar igualados en el marcador.

De nuevo parece que recuperamos la iniciativa, ya que a pesar de las gloriosas barrigas que hacen pequeño nuestro vestuario estamos haciendo algo parecido a presión defensiva. Nadie en su sano juicio diría que eso es una presión fruto del orden y la visión táctica, sino más bien una jauría de ‘niños-coñacito’, de los que te están dando con el dedo índice todo el rato “y ahora? y ahora? y ahora?”, de los que ni juegan ni dejan jugar. Y si a esto sumamos un cierto viento a favor y las coces de mula de nuestro Moni, pues ahí estamos, de nuevo en su 22, con Obando que marca después de correr unos metros rodeado de contrarios.

Aprovechando que este correcalles de patio de colegio nos está viniendo mejor a nosotros que a ellos volvemos a acercarnos 4 minutos después y otra vez Conrado llega con el balón hasta su línea de ensayo como los coches de choque de la feria.

Los siguientes minutos nos sirven para volver a coger aire y llegamos a nuestro fatídico minuto 40, en el que la tradición manda recibir un ensayo en contra. Pero no, golpe de castigo a 30 metros, lo sacamos a touch con el tiempo terminado. Las nuevas reglas permiten sacar la touch, hacemos maul feo pero eficaz, tornillo para acá, balón al suelo, Adolfo se lo levanta al único apertura del mundo que prefiere dar un buen topetazo a hacer un pase de 30 metros y allá va nuestro Moni a hacer valer su masa corporal contra un honrado ciudadano que, a pesar de su valiente actitud, no consigue evitar el ensayo.

Total, que nos vamos al descanso más anchos que largos ganando 31 a 14 y, sobre todo, con la sensación por una vez de estar haciendo las cosas no del todo mal.

Primera jugada del segundo tiempo, ruck en medio campo, se la pasan a un ala jovencito que acaba de entrar y resulta que corre como si tuviera prisa. Hala, un ensayo en contra.

A ver si la vamos a liar ahora, con lo bien que estaba saliendo todo. Que nos conocemos.

Pero no, no se nos va de las manos. El partido se mantiene igualado veinte minutos hasta que ellos, a base de pick & go, consiguen llegar hasta nuestra cocina. Buen ensayo, pero también buena defensa por nuestra parte.

Queda la mitad de la segunda parte y nuestra ventaja son solo 5 puntos. Podríamos dedicarnos a conservar el balón delante, dar patadones lejos y dejar que pase el tiempo; pero señora, usted sabe que nosotros no somos de esos.

Total, que ganamos una melé más (qué bien se juega con una melé que empuja y una touch más o menos segura, qué buen trabajo hoy el de nuestros gordinflas), abrimos a la derecha, volvemos hacia la izquierda y resulta que por allí andan paseando su palmito los buenos de Ramón y Seta, con pinta más bien de jubiletas dando un paseo dominical al sol antes del vermut, pero ya que el balón está viniendo hacia ellos deciden sumarse a la alegría colectiva y en lugar de pegar el tradicional barrigazo al de enfrente se sacan dos sorprendentes pases de all-black hasta el ala. Nito, que tras su espectacular reducción de peso ya es una anguila, pisa hacia dentro, fija y pasa a Kique, que fija y pasa a Obando, éste a Conrado, ya estamos casi dentro, qué bonito qué bonito, le pillan a dos metros y con un milimétrico off-load sirve el balón en bandeja a un Sespir que celebra su cumpleaños marcando un ensayito. Preciosa jugada colectiva.

Lo que falta de partido se hace bastante igualado, aunque en el último minuto nos volvemos a encontrar con nuestra entrañable tradición y nos meten otro ensayo más. Transforman y termina el partido, sin que nadie tenga muy claro quién ha ganado al final.

2018ene27 3E vs Indus 2

Para terminar, unos minutos de partido inclusivo para disfrute del bueno de Andy, que ha progresado un montón desde la última vez que lo vimos el año pasado. Qué grandes son estos tíos del Indus.

Y por supuesto, tercer tiempo de categoría como es habitual en esta casa. ¡Muchas gracias!

Jugaron muy bien: Seta, Raúl y Ramón en la primera línea, Diego y Juanjo (Carlos) en la segunda, Jorge y Obando de flankers, Conrado de ocho, Adolfo y Moni de medios, Vetto (Pepe) y Pato (Hedi) de centros, Nito y Kique de alas y Patrick (Sespir) atrás. Muchas gracias a Simon por delegar, dirigir, hidratar y mantenernos con la cabeza en el partido.

Qué buen partido.

Pato.

No tiene derechos para añadir comentarios


Ubicación

Polideportivo " Valle de las Cañas"
Av. Juan Antonio Samaranch, 8
28223 Pozuelo de Alarcón
(Madrid)
Teléfono: 696167805

Donde estamos

Scroll to top