3e 2017 11 12 2 CASI. 

Entre nuestra sensual panceta y el detalle de ser solo 14 en el campo se nos hizo un poco cuesta arriba el partido contra los mozalbetes de Torrelodones, que salvo alguna honrosa excepción eran todo chavalines recién destetados y deseosos de corretear por el campo cual alegres cabritillas.

La cosa no empezaba bien, para variar. A las 9:30 de la madrugada del domingo, cuando todavía están terminando de poner las calles y uno se sorprende conduciendo solito por la M-30 con menos tráfico que en las carreteras de the walking dead, a la hora en la que habíamos quedado en Puerta de Hierro estábamos 4 gatos.

No pasa nada, enseguida llegan.

Sí, los cojones.

A 15 minutos para salir al campo por fin completamos la lista de 14 figuras del rejoneo que se iba a enfrentar al Torrelodones. Si esto de jugar en fin de semana de puente es malo para todos los equipos, en nuestro caso conseguir juntar jugadores esta semana ha sido peor que pedir voluntarios para una revisión prostática con el Capitán Garfio.

3e 2017 11 12 1

Total, que pita el árbitro y la cosa está más o menos igualada, incluso diría yo que más bien controlada por nosotros. Pero con solo 9 minutos transcurridos cometemos un golpe tonto (naaaah, nosotros no somos de hacer golpes tontos, qué va), su nueve saca rápido, rompe un par de cinturas sobre todo porque estábamos mirando melancólicamente hacia nuestra área de ensayo, que es el lado de la sierra y está precioso en esta época del año, se va como con prisa y ensaya bajo palos.

Para mí que lo de que el contrario nos ensaye bajo palos no es un error nuestro, sino probablemente una tradición no escrita. No puede ser de otra manera. Los 7 ensayos que nos han cascado hoy han sido bajo palos o casi.

Pues nada, reunión bajo palos en el lugar del crimen, se abre el bingo de las frases típicas de cuando te cascan un giliensayo y contritos pero gozosos de espíritu nos disponemos a recomenzar el partido con un espíritu constructivo, positivo y animoso.

Y se debió de notar, yo que sé. Los de enfrente no lo debían de ver muy claro porque a los tres minutos tienen un golpe centrado cerquita y piden palos. Ya ha pasado media parte y vamos palmando 10-0.

Pero no, no iba a ser otro día desastroso como alguno de los anteriores. Entre que chocamos más o menos decentemente, que no perdemos balones en los primeros diez segundos y que algo de flow nos queda en los pies, al ratito va Jose y se mete en un rincón. 10-5.

3e 2017 11 12 2

En esta fase hay más control por nuestra parte, pero cada vez que la cagamos se nos van por velocidad y nos cuesta un riñón tapar los agujeros. Otra vez se nos va el que corre y marca bajo palos cuando casi se ha cumplido el primer tiempo. 17-5.

En el descanso se reanuda el bingo de frases tópicas de rugby (menos mal que nadie dijo aquello de “pero si no son nadaaaaa”), lo que nos transforma espiritualmente y nos hace mucho mejores personas. Empezamos la segunda parte con Nele marcando un ensayito en la esquina que, si no precioso, por lo menos estaba curradillo. 17-10.

Y cuando parece que vamos a remontar, otro agujero negro en nuestra defensa y otra vez que el patas se nos va corriendo y marca bajo palos. Joder con el día de la marmota. 24-10.

El caso es que en cuanto encadenamos dos fases y abrimos el balón se la liamos parda. Nos están ganando el partido por nuestros propios errores, porque a la segunda jugada que hacemos con un mínimo de sentido común (llamarlo talento sería ofensivo) va nuestro capi Conrado y se mete hasta la cocina con un estilo que algunos podrían calificar de un poco tosco, pero sin duda eficaz. 24-17, esto no se ha acabado. Moni transforma desde la cocina de su casa. 

Y no le digo más, señora. Ahora los de azul y amarillo creen en el espíritu de la remontada, el España-Malta, los últimos de Filipinas y el desembarco de Normandía. Saque de centro, recibe Ramón, apisona al de enfrente, balón rápido para Moni, Kique entra a toda máquina por la calle de en medio, otro balón rápido atrás y Patrick marca un ensayito. 24-22.

Los de Torrelodones no se pueden creer que esto les esté pasando, precisamente ante unos señores que si no son bajitos y gordos sí son viejos y con tendencia a la calvicie. A que se lo remontamos…

Pero no. Fieles a nuestra tradición milenaria, volvemos a cagarla cuando estábamos a cinco metros de meter otro ensayo. Touch con balón que se cae por los suelos, pase horrible de su medio melé a nadie en particular, uno de ellos coge el balón que ha caído bajo sus propios palos para despejar de una patada, que es tan mala que cae y rebota en su propia línea de 22, el segundo bote sale hacia donde no debe y le cae justo en la mano a su ala, que echa a volar persiguiendo su sueño hasta meternos otro chicharro bajo palos. 31-22.

¡Joder, que ya lo teníamos! Vuelta a empezar, ahora con más cabeza, intentamos trabajar la posesión y movernos despacio pero seguro, como aconsejan las abuelas, y pasito a pasito llegamos de nuevo hasta sus trincheras. Conrado termina un buen ataque de conjunto y ya tenemos el 31-27. Venga, que esto va mejor.

Por faltas reiteradas sacan amarilla a su ala izquierdo. Melé nuestra a 30 metros de su ensayo y por alguna razón misteriosa dejan desierto el cerrado. Blanco y en botella, para dentro con el autobús y termina marcando Nele. Ya tenemos el 31-34. Vamos ganando y quedan 15 minutos. A aguantar, que lo tenemos.

Pero la alegría nunca dura mucho en la casa del pobre. Calcando la misma jugada del principio, golpe de castigo que juegan rápido y el de siempre se nos vuelve a ir por patas hasta palos. 38-34 y quedan 7 minutos. ¡Vamos, que podemos remontar!

Nones. Repetimos cagada, repetimos mala colocación, repetimos peor placaje, levantamos las manos pidiendo avant en lugar de correr a defender y esta vez se nos va otro por patas hasta la cocina. 45-34, quedan 4 minutos.

Para rematar, de nuevo fieles a nuestras tradiciones, en el minuto 80 llega el siempre esperado y ya entrañable ensayo contrario, esta vez de su chaval más joven (no sé la edad, pero tenía cara de muy tierno y con pocas horas de rugby) que se encuentra con un balón suelto, 30 metros por delante y ningún defensor nuestro en el distrito, lo que deja el definitivo 52-34.

En fin, a pesar del resultado creo que hemos jugado a ratos razonablemente bien y que el partido ha estado disputado y entretenido. Está claro que nuestro peor enemigo somos nosotros mismos y que cuando nos ponemos serios somos capaces de sacar de nosotros más rugby del que parece que tenemos. A ver si sigue esta tendencia en el futuro.

Muchas gracias a todos los que han hecho el esfuerzo de estar hoy en el campo; ánimos y rápida recuperación a los lesionados. La semana que viene no hay partido, así que para la siguiente supongo que ya habremos podido recuperar a unos cuantos jugadores.

Jugaron: Raúl, Vetto, Nele, Ludo, Ramón, Pepe, Carlos, Conrado, Pato, Moni, Kique, Juan, Jose y Patrick, con la inestimable ayuda de Simon como delegado, aguador, linier, analista de video y asesor diplomático entre otras ocupaciones.

Gracias a 2fo por las fotos.

Pato

No tiene derechos para añadir comentarios


Ubicación

Polideportivo " Valle de las Cañas"
Av. Juan Antonio Samaranch, 8
28223 Pozuelo de Alarcón
(Madrid)
Teléfono: 646 47 27 94

Donde estamos

Scroll to top